EXCESO DE PASTA TÉRMICA

La función principal de la masilla térmica es quitar las irregularidades de la superficie del procesador y del disipador asegurando el contacto entre ambos al 100%.

Si hay una capa demasiado gruesa lo que sucede es que el calor se acumula en la pasta térmica y no puede ser disipado, lo que hace que acabe por hervir literalmente sobre el procesador y resecarse eliminando sus propiedades viscosas y quemando el procesador.

Además si la Pasta térmica lleva partículas metálicas o conductoras puede conllevar a cortocircuitar la placa o procesador por derrame y acabar quemándolo todo.

Por ello se recomienda aplicar una gota del tamaño de un grano de arroz sin extender y dejar que el propio disipador la extienda entre las dos superficies al colocarlo.

 

Jorge Valverde Ortiz